Avatares de la vida a traves de los ojos de un gato

En una epoca de engaño Universal decir la verdad se convierte en un acto Revolucionario

"La primera de todas las fuerzas que dirigen el mundo es la mentira"


domingo, 31 de agosto de 2014

Obama no ataca a su banda ni en Iraq ni en Siria

 

Obama no ataca a su banda ni en Iraq ni en Siria

Un gobernador iraquí ha cuestionado la precisión de los ataques aéreos de Estados Unidos contra las posiciones del grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe) en su país, al denunciar la supuesta coordinación entre Washington y los terroristas. 

El gobernador de la ciudad de Haditha (en la provincia de Al-Anbar, oeste), Abdul Hakim al-Jiqaifi, denunció que los aviones de guerra estadounidenses no llevan a cabo ataques precisos contra el EIIL, ha informado este sábado la agencia iraní de noticias IRNA. 

A juicio del funcionario iraquí, los ataques aéreos de EE.UU. se realizan a una distancia de 100 metros de los objetivos (bastiones de Daesh), cuestión que aumenta las sospechas sobre una coordinación entre ambas partes. 

Según Al-Jiqaifi, los estadounidenses han evitado de forma intencionada bombardear con exactitud los refugios de Daesh en Haditha, aunque tuvieron acceso a datos sobre ocho bastiones de los mismos. 

Desde principios del mes de junio, los elementos baasistas-takfiríes del EIIL han lanzado una gran oleada de operaciones terroristas en diferentes puntos del territorio iraquí, particularmente en las zonas norteñas. 

Al respecto, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el pasado 8 de agosto, autorizó que los cazas y los aviones no tripulados (drones) estadounidenses atacaran bastiones del EIIL en el norte del país árabe. 

Sin embargo, tales denuncias destacan que Washington solo prefiere limitar a los terroristas de Daesh con el fin de proteger a su personal en Irak, y no busca eliminar la amenaza terrorista en la región. 

Hispan TV





Ejemplo de dignidad: Bolivia prohíbe a los sionistas entrar al país

 

 

Ejemplo de dignidad: Bolivia prohíbe a los sionistas entrar al país

En Bolivia, se suspendió desde el sábado el acuerdo migratorio de exención de visado firmado con el régimen de Israel; una medida anunciada hace un mes por el presidente Evo Morales debido a los ataques del régimen de Tel Aviv contra la sitiada Franja de Gaza, que dejaron 2145 palestinos muertos en 51 días. 

“Desde el 30 de agosto entra en vigencia esta nueva disposición”, afirmó la directora de la oficina de Migración, Cosset Estenssoro, dejando claro que de hoy en adelante los israelíes “deberán conseguir la visa en el consulado boliviano y Migración verificará el cumplimiento de los requisitos”. 

 
 
El mandatario boliviano dijo que la medida se debía a que el régimen israelí “no respeta los principios ni propósitos de la Carta de Naciones Unidas, ni la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Hispan TV






El PSOE de finales de los 70 y Podemos, una convergencia de ideas 37 años después

Felipe González levantando el puño en un mitin de 1977


 Las declaraciones de Willy Toledo comparando al PSOE de la Transición con Podemos han desatado un torrente de críticas. Comparando el programa electoral de los socialistas en 1977 y el de Podemos en 2014 los resultados reflejan su semejanza.


“La clase política del régimen anterior ha servido a este capitalismo de rapiña sin tener en cuenta el interés general de la población. Ellos nos han conducido a la situación actual”. Cuando uno lee estas palabras cabría preguntarse si no están en boca de alguno de los representantes de Podemos, pero estas líneas u otras como “es necesario sanear la vida política española, terminando con la corrupción, una de las lacras heredadas del régimen anterior” en realidad son fragmentos del programa electoral del PSOE de 1977, y es que en ese año se puede observar un PSOE que no está lejos de las posiciones de Podemos.



Hace unos días, el actor Willy Toledo equiparó en su Twitter al tridente de Podemos en 2014 con el del PSOE en 1978, algo que después explicó en una carta donde criticaba a la formación por su intención de renunciar a planteamientos de la izquierda clásica y acercarse a la socialdemocracia con el fin de sacar votos.



Comparando el programa de 1977 y el de Podemos en 2014, ambos en un periodo preconstituyente según sus objetivos, no se encuentran demasiadas diferencias en los planteamientos e incluso en las medidas que se proponen, es más, el discurso del programa del PSOE es más parecido a las declaraciones de los portavoces de Podemos; aunque éstos en su programa de las europeas moderan bastante el lenguaje.


Reducción de la jornada laboral -el PSOE a 40, Podemos a 35-, Incorporación de viviendas deoscupadas a "stock" o "parque público", alquileres y viviendas sociales, reducción de la edad de jubilación a los 60 años, igualdad total entre hombres y mujeres, reforma fiscal progresiva, medidas contra empresas con beneficios-los socialistas plantean impuestos, Podemos prohibir despidos-, persecución del delito fiscal –el PSOE aboga por perseguirlo creando esa figura-, aumento de la inversión en enseñanza, que será laica y gratuita, y sanidad, gratuita, defensa del medio ambiente, cooperativismo agrícola, expropiación de grandes fincas o negarse a firmar tratados militares –Podemos plantea salir de los existentes- son solo algunas de las medidas en las que están de acuerdo, solo con algunos matices debido al momento histórico; en muchas otras se parecen bastante.







Hay que tener en cuenta dos puntos clave antes de adentrarse en los textos: el programa de Podemos está destinado a las elecciones europeas y a las dos hojas de ruta les separa una diferencia de 37 años, por lo que muchos de los problemas que plantea solucionar Podemos no eran latentes en 1977 y por tanto hay muchas medidas de de la formación liderada por Pablo Iglesias que el PSOE no contiene, pero una gran parte de las medidas del PSOE las defiende Podemos.



Los dos programas son cortos y directos, el del PSOE tiene 30 páginas y el de Podemos 36, aunque el de los socialistas es mucho más reducido, dado que presenta una letra bastante grande. Los dos plantean un texto de crítica con el sistema económico y político del “régimen” anterior, los socialistas del sistema que prevaleció durante la dictadura y Podemos respecto al “régimen del 78”, en donde se propone en ambos casos un proceso constituyente que cambie el modelo social, económico y político.



En ambas hojas de ruta la obtención de derechos y libertades -a través de un proceso constituyente-, la reforma fiscal progresiva, la vivienda, el paro, la emigración y la corrupción son temas capitales. Además, respecto a la obligatoriedad de cumplir con el programa electoral, el PSOE apela a un argumento de ethos (autoridad) y lo defiende como promesa, mientras que podemos lo hace como norma.


Misma oposición


Los socialistas hablan de nueva política, de acabar con aquellos que se llaman “demócratas” o “socialistas” y  no lo son. El PSOE escribe en su programa “LA DEMOCRACIA LA TIENEN QUE CONSTRUIR LOS DEMÓCRATAS” y suena mucho al discurso de Iglesias: “Nosotros, los demócratas” y a la “nueva y vieja política”.


Diferencias
PSOE (1977): “La democracia interesa a todos, menos a aquellos que pretenden mantener sus privilegios por la fuerza”


Pero entre los dos programas también existen discordancias, relacionadas con el momento histórico o con la forma de plantear sus propuestas. Entre otras, por ejemplo, el PSOE defiende la inversión en materia urbanística, algo que Podemos no trata, los socialistas defienden las nacionalidades y regiones dentro del Estado, así como la autonomía de los municipios, mientras que Podemos defiende el derecho a decidir.


Además, el partido de Iglesias defiende la auditoría pública de la deuda del país, una renta básica universal o una mayor participación ciudadana. Estas medidas no son tratadas por los socialistas, que en participación defienden ésta de forma local a través de consejos ciudadanos en los municipios.
Contra los privilegiados


“La democracia interesa a todos, menos a aquellos que pretenden mantener sus privilegios por la fuerza” explica la primera frase del primer capítulo del programa del PSOE, y perfectamente encaja con los enunciados de la formación de Iglesias, que repite la necesidad de acabar con los privilegios de la “casta”.



Los dos programas tienen una vocación similar a la hora de proponer cambios a la sociedad, existen matices y existen también diferencias. Los socialistas han cambiado su discurso y Podemos ha retomado algunos de los conceptos de entonces; medidas que movilizaron también a la población hace no tantos años.


 El PSOE de finales de los 70 y Podemos, una convergencia de ideas 37 años después





Alba Rico y el Euromaidan de Podemos. El ideólogo y fundador de “Podemos” justifica a los nazis ucranianos


Por Ricard Juan

Santiago Alba Rico, miembro e impulsor de la plataforma electoralista Podemos -liderada por Pablo Iglesias- y director de rebelión.org ha publicado un artículo titulado: “Podemos” en Ucrania.
“En Ucrania no ha habido un golpe de estado ultraderechista; hubo una rebelión, un “movimiento muy amplio y espontáneo de los ciudadanos indignados”.
Citando a un tal Yasinsky, ha llegado a afirmar -ocultando el papel de los nazis y neoliberales ucranianos al servicio de la OTAN en el cambio de régimen- que no ha habido “un golpe de estado ultraderechista; hubo una “rebelión”, un “movimiento muy amplio y espontáneo de los ciudadanos indignados”, llegando incluso a decir que el Gobierno de Yakunovich ha caído por la “espontánea, heroica y desesperada acción de miles de ucranianos“.
Alba Rico no deja de sorprendernos al maquillar el intervencionismo directo e indirecto de la OTAN, diciendo que “EEUU nunca ha intervenido tan poco” y “lleva diez años sin intervenir militarmente en ningún sitio“. Pese a vivir en Túnez, parece que ha olvidado que el ejército estadounidense sigue ocupando Irak y Afganistán, o los brutales bombardeos sobre Libia.
Tras sus afirmaciones delirantes en el pasado como “no es la OTAN quien está bombardeando a los libios sino Gadafi” o que “la intervención de la OTAN en Libia salvó vidas”, vuelve a la carga con su cruzada anticomunista “equidistante”, esta vez, utilizando el Golpe de Estado en Ucrania.
Su apasionamiento histérico tiene dos objetivos, combatir la influencia de los comunistas en la izquierda: “La historia misma nos ha llevado a un punto en el que tan inevitable es cuestionar el capitalismo como imposible combatirlo en nombre del comunismo soviético” y vaciar a la izquierda de todo contenido antiimperialista equiparando la extrema agresividad de la OTAN con la autodefensa de Rusia y China: “Por desgracia esta izquierda “analógica” no es anti-imperialista sino anti-estadounidense”.
Alba Rico quiere desideologizar a la izquierda para sustituirla por una suerte de populismo “indignado”: “En estos esquemas, de derechas y de izquierdas, siempre falta un “actor”: el pueblo o, si se quiere, “la gente”. Alba Rico quiere “euromaidanizar” a la “gente” de izquierdas o al “pueblo”, para desarmarla contra el capitalismo y el fascismo, con ese difuso discurso del “sentido común ni de izquierdas ni de derechas” de la marca electoralista Podemos.
 
Artículo completo de Santiago Alba Rico titulado “Podemos en Ucrania”:
Produce tanto asombro la posibilidad racional de encontrar analogías entre fenómenos aparentemente disociados, que a veces la razón -o un cierto tipo de razonar- se inclina a buscar sólo semejanzas. La resistencia a la analogía y la afirmación de las diferencias puede conducir a un nominalismo casi solipsista en el que cada cosa se expresa sólo a sí misma, sin relación con las demás; por el contrario, la tentación de la analogía puede llevar a establecer conexiones epidémicas que acaban disolviendo todas las especificidades concretas en una red de voluntades abstractas y opuestas. La primera tentación se llama autismo; la segunda paranoia. La paranoia se corresponde muy bien al viejo esquema de la Guerra Fría.
 
 
No soy un experto en la región ex-soviética y no sé cómo va a evolucionar el conflicto entre Ucrania y Rusia, que es también un conflicto entre ucranianos y ucranianos y un conflicto entre Rusia y EEUU. Pero observo que, en coincidencia con otros focos de conflicto abiertos en otros países, la tentación “ideológica” de establecer semejanzas vuelve a ser muy fuerte. Hay -digamos- dos esquemas: uno de derechas y otro de izquierdas. El de la derecha identifica, por ejemplo, los gobiernos de Ucrania, Siria y Venezuela como “dictatoriales”, en una lista potencialmente infinita y carente de rigor en la que siempre se pueden añadir nuevos elementos a la medida de los intereses coyunturales (Corea del Norte, Irán, Bielorusia, claro, pero también Ecuador o Bolivia o la propia Rusia). Del otro lado, el esquema de la izquierda establece las mismas semejanzas entre Ucrania, Siria y Venezuela, pero ahora como “víctimas del imperialismo”, en una lista igualmente larga e igualmente carente de rigor que no por casualidad (pues son esquemas especulares e interactivos) incluye siempre los mismos nombres. Los dos, desde la derecha y desde la izquierda, utilizan manipulaciones y semiverdades propagandísticas -cuando no abiertas mentiras- para demostrar estas semejanzas.
En estos esquemas, de derechas y de izquierdas, siempre falta un “actor”: el pueblo o, si se quiere, “la gente”. Para el esquema de derechas, la gente o no existe o siempre quiere “democracia”, aunque en su seno haya grupos de extrema derecha; para el esquema de izquierdas, la gente o no existe o es un mero “peón mercenario” de los EEUU, aunque haya motivos sobrados para protestar y rebelarse.
 
Hay que reprimir, pues, la tentación hiperracional de la analogía y evitar las semejanzas facilonas entre gobiernos que se distinguen entre sí por su política, por su historia, por el modo en que han llegado al poder, por el papel que juegan en las relaciones de fuerza geo-estratégicas internacionales.
 
¿No hay pues semejanzas? Creo que las hay, pero que hay que buscarlas precisamente del lado de la gente. En un reciente artículo sobre Ucrania, Oleg Yasinsky hace un análisis que, a mi juicio, puede trasladarse a otras muchas protestas y movilizaciones recientes: “Siempre creímos que derrotar al mal gobierno de Yanukovich era un derecho justo y el deber del pueblo ucraniano. También advertimos que la legitima rebelión civil desde sus inicios fue manipulada, utilizada y al final encabezada por grupos de extrema derecha que supieron aprovechar el vacío social generado por falta de una izquierda de verdad”. En Ucrania -dice Yasinsky- no hay una revolución, pero tampoco un golpe de estado ultraderechista; hubo una “rebelión”, un “movimiento muy amplio y espontáneo de los ciudadanos indignados, por el abuso y la prepotencia del poder, sin mayor experiencia y menos cálculos políticos.
 
 
 
 De los cálculos se encargaron otros, los políticos de la oposición, alma gemela pro occidental del régimen pro ruso y los lideres de los movimientos neonazis que supieron usar la coyuntura”. Contra la izquierda pro-rusa, Yasinsky recuerda que las protestas eran legítimas y que “Yanukovich no fue derrotado por un complot de Occidente, ni cayó víctima de una guerra mediática (aunque Occidente se involucró, igual que “Oriente”, y la guerra mediática todavía sigue), sino por una espontánea, heroica y desesperada acción de miles de ucranianos, que permanecieron durante meses en las calles y plazas con temperaturas muy por debajo de cero”. Contra la derecha pro-europea, Yasinsky recuerda que es el FMI el que “está por auspiciar la mortífera unión entre los neoliberales y los nazis en el primer gobierno “revolucionario” de Ucrania” y que “los monstruos y payasos que disputan ahora el poder, una vez más, no representan en lo más mínimo los intereses y las necesidades del pueblo ucraniano”.
 
Ignoro si el texto de Yasinsky refleja bien la realidad de lo ocurrido en Ucrania -donde hay, junto a las tensiones oligárquicas, tensiones étnico-lingüísticas muy vivas- o sólo la posición de un minoritario sector de la izquierda, pero todos -me parece- reconocemos la descripción. En el marco de una crisis capitalista global retransmitida en tiempo real por medios de comunicación y de intercambio muy fluidos y también globales, en todas partes se reproduce el mismo modelo de protesta: revoluciones árabes, 15-M, Brasil, Estambul, Ucrania, etc., países en los que malestares legítimos, “en ausencia de una izquierda de verdad”, son aprovechados por otros sectores internos, a veces peores que los gobiernos contra los que se protesta, para negociar y vender en el “mercado” geoestratégico las revueltas. Es esa “indeterminación cuántica” de la gente, resultado de la derrota ideológica de las dos fuerzas implicadas en la Guerra Fría, la que permite establecer una primera semejanza entre las diferentes protestas en distintas regiones del planeta. La historia misma nos ha llevado a un punto en el que tan inevitable es cuestionar el capitalismo como imposible combatirlo en nombre del comunismo soviético.
Hace unos días mi admirado amigo Manolo Monereo sostenía la tesis muy sensata de la decadencia del dominio estadounidense y la exacerbación de los forcejeos sobre el tablero geoestratégico. Estoy de acuerdo, salvo porque no creo que los EEUU tengan en estos momentos una política internacional más agresiva que en el pasado, al menos en términos militarmente convencionales. ¿En qué momento de la historia no ha habido -digamos- saturación geoestratégica? Lo nuevo no es la intervención de los Estados sino la de la “gente”, de esa gente amontonada, absurda, promiscua, desorientada, desorganizada, totalmente desasida de una memoria histórica y un referente político.
 
 
 
 
 De hecho, EEUU nunca ha intervenido tan poco, al menos en términos militares convencionales, pues es verdad que el uso de drones y de la CIA les garantiza un alto nivel de intervención. Pero lleva diez años sin intervenir militarmente en ningún sitio. En Libia dejó a los franceses e ingleses el protagonismo, se ha reprimido (o ha sido reprimido) en Siria, se ha retirado de Iraq, se está retirando de Afganistán, va a reducir sus fuerzas armadas y su presupuesto de defensa. Su hegemonía militar sigue siendo aplastante y no creo que dude en utilizar su única ventaja comparativa si se ve contra las cuerdas, pero ahora mismo su debilidad objetiva no se traduce en más intervenciones armadas sino en menos; lo que también se debe sin duda a que otros Estados (las llamadas “potencias emergentes”), que hasta ahora intervenían de tapadillo o asumían un papel ancilar, aprovechan la debilidad de EEUU para fortalecerse y presionar a la potencia aún hegemónica a fin de contrarrestar sus ganas de intervenir.
 
 
Lo que ha durado poco, y en eso tiene razón Monereo, es la soledad en la cúspide de los estadounidenses, fruto de su victoria en la Guerra Fría. Pero no hay que olvidar que fue esa derrota de la URSS en 1989 la que paradójicamente está poniendo en dificultades a los vencedores. Cuando pensamos en la caída del muro y en la victoria estadounidense siempre pensamos en las llamadas revoluciones de colores y en el avance avasallador del capitalismo en el Este europeo; pero los procesos democratizadores de América Latina, que tanto incomodan a los EEUU y que comenzaron también en esas fechas, habrían sido imposibles en el marco de la confrontación de bloques. Desde comienzos de los años 90 se produce en todo el mundo, en efecto, una demanda general de democracia al margen de los enfrentamientos ideológicos binarios; una demanda popular que resultó sospechosa -y beneficiosa para los EEUU- en la órbita ex-soviética (Yugoslavia, Georgia, la Ucrania de 2004), donde el anticomunismo contiene, nos guste o no, un impulso también democrático, pero una demanda que cuestionó en cambio el poder de los EEUU en América Latina (Venezuela, Ecuador, Bolivia, etc.), donde la democracia contiene un impulso también socialista. Ese “deshielo de la Guerra Fría” alcanzó con retraso en 2011 el mundo árabe, una zona literalmente congelada durante décadas bajo el hielo de la dictadura y la geoestrategia, y sigue levantando olas un poco por todas partes a medida que la crisis mina al mismo tiempo las condiciones de supervivencia y los marcos de legitimidad.
 
Porque esta es la segunda semejanza que podemos encontrar entre todas estas movilizaciones espontáneas: me refiero a esa creciente ilegitimidad global que afecta a todos los gobiernos por igual (también, sí, nos guste o no, a Venezuela o Ecuador) y que están aprovechando obviamente los Estados más fuertes, y no la gente, en el marco de un nuevo enfrentamiento inter-imperialista multinacional en el que se nos va a querer obligar a tomar partido por uno de los Matones del “mercado” -mientras la fuerzas internas mejor organizadas, entre las que no se cuenta la izquierda, van a vender esa gente a sus patrocinadores. ¿Eso se llama geoestrategia? Sin duda. Pero no hay ahí nada nuevo. Lo nuevo es esa falta de legitimidad general que cuestiona la frontera ideológica convencional derecha/izquierda; y lo nuevo es asimismo (porque nos devuelve a la 1ª guerra mundial, pero con armamento nuclear) el carácter inter-imperialista multinacional de la batalla. En cuanto a la posición de la izquierda, es comprensible nuestro miedo a este “deshielo” que amenaza con llevarse por delante, antes que al capitalismo, nuestras certezas de análisis y de combate y que puede desembocar en un capitalismo peor o en algo peor que el capitalismo; y es comprensible que un sector reaccione casi con alivio y nostalgia en Ucrania (como antes en Siria) ante este regüeldo de enfrentamiento ruso-estadounidense: como escribe en broma mi amigo Gorka Larrabeiti al ver los tanques en Crimea, “por fin un poco de serena Guerra Fría”. 
 
 
 
Pero no deja de ser triste que haya un sector de la izquierda que estudia concienzudamente la geoestrategia y cree que, en ese tablero general, se puede pactar con Rusia o con Bachar el-Assad, pero que no quiere perder un minuto en estudiar a la gente y considera además una traición, a nivel político concreto, pactar con la gente. ¿No queremos hacerlo nosotros? Pactarán otros con ella y se la venderán a los nacionalismos más siniestros, a los racismos más abyectos, a las dictaduras más criminales. No tenemos ningún Lenin -no lo hay- que enarbole una consigna simple y universal en favor de un proyecto realmente democrático, anticapitalista y anti-imperialista (es decir, que incluya no sólo a los EEUU sino a todos los imperialismos emergentes). Por desgracia esta izquierda “analógica” no es anti-imperialista sino anti-estadounidense y no es gente-estratégica sino reductoramente geo-estratégica.
 
 
Parecerá extraño que haya hecho este largo recorrido a partir de Ucrania para defender -muy brevemente ya- el proyecto Podemos en España, y para defenderlo no como un mal menor sino como un bien pequeño. Si este esquema de “indeterminación cuántica” es aplicable un poco a todas partes y también, por tanto, a nuestro país, Podemos surge de la terrible evidencia de un peligro inmediato y de la apremiante necesidad de crear -como dice el doloroso artículo del izquierdista ucraniano Oleg Yasinsky- “un movimiento de abajo y de izquierda, humanista y revolucionario, que, aunque tal vez no use ninguna de estas cuatro palabras”, trate de dar una opción a los pueblos. A los que objetan que Podemos es oportunista, yo les diría que es oportuno; y si acaso es inoportuno no lo será porque incomode a fuerzas amigas sino porque nace, de cualquier modo, demasiado tarde, con unas derechas mucho mejor preparadas ya que nosotros para cuestionarse a sí mismas y tomar las plazas.
 
 
Más me preocupan las críticas de los que columbran graves peligros en diluir el discurso, hacer concesiones mediáticas, tratar de enganchar con la gente a través de la ambigüedad de los conceptos. Lo que necesitamos -nos dicen con razón- es una gran organización revolucionaria con conciencia de clase y una estrategia clara de transformación radical. Aceptando que “conciencia de clase” sea un concepto menos confuso que “dictadura de los bancos”, estoy seguro de que necesitamos una organización así. Pero hay que recordar que Podemos no ha venido a sabotear una gran organización revolucionaria con conciencia de clase que estaba a punto de tomar el poder sino a responder a la ausencia de esa gran organización. Y a responder a esa ausencia a partir de una conciencia que, si no es de clase, es desde luego ya anticapitalista: la conciencia de que esa ausencia está llena: llena de mercado, de paro, de desahucios, de televisión, de partidos de derechas, de hartazgo institucional, de miedo, de ganas de echar la culpa a alguien, de ganas de querer a alguien. Está llena también de gente común, ideológicamente gelatinosa, que podrá ser anticapitalista, pero que en ningún caso -en ningún caso- será ya jamás “soviética”. Ese fondo anticapitalista, alimentado por la crisis y la ética común, permite trazar unas líneas rojas y, al mismo tiempo, politizar el malestar desde la recuperación de una práctica democrática que el doble bipartidismo de la “transición”no ha dejado de erosionar desde 1978. Un poquito de democracia (frente a la dictadura estructural) y un poquito de anticapitalismo (frente al capitalismo total) son prácticas colectivas mucho más claras y revolucionarias de facto que la invocación onanista del mantra de la “lucha de clases” y la “revolución”.
 
 
Hace unos días escribía en un artículo que el problema de los intelectuales y los militantes de izquierdas no es que no sepamos cómo vive “la clase obrera”; es que no tenemos ni idea de cómo viven tampoco las “clases medias precarias” y su “juventud sin futuro”: qué comen, qué leen, qué miran, qué desean. El 15M tuvo algo de revelación y de vacuna; revelación de un mundo que no es el nuestro y al que podemos enseñar ya poco (pero no nada) y de vacuna frente a ese neofascismo en ciernes que ensombrece el horizonte. Los peligros son enormes, pero tenemos alguna ventaja sobre Ucrania. Podemos -o así quiero entenderlo yo- no es una candidatura, aunque se presente finalmente a las elecciones; ni un partido de izquierdas, aunque acabe elaborando un programa de izquierdas. Es, sobre todo, un anticipo de la plaza, un anticiparse al secuestro de la plaza. Una tentativa de evitar que a la gente normal, cuando vote o cuando salga en tsunami a la calle, le pase como a Oleg Yasinsky; de evitar, en fin, que se apoderen de la plaza los nazis de Maidan, los islamistas de Tahrir o los escuálidos de Altamira. Para eso, también nosotros tenemos que formar parte de ella (de la gente normal) y no al revés. Apoyo a Podemos un poco a regañadientes, contra mi propio puritanismo y elitismo tendencial, no porque me guste menos el programa de IU (o el de otros partidos de la izquierda marxista radical) sino porque creo que Podemos ha entendido que la única manera de conjurar los peligros del fascismo es aceptar los peligros de tratar con gente normal. Y si Podemos no puede, o fracasa, o mete la pata, o se corrompe en electoralismo y liderazgo, no habremos perdido nada que ahora tengamos. Sencillamente habrá que seguir luchando.
 
 
 
Santiago Alba Rico para Rebelion.org
El ideólogo y fundador de “Podemos” justifica a los nazis ucranianos
Santiago Alba Rico, miembro e impulsor de la plataforma electoralista Podemos –liderada por Pablo Iglesias– ha publicado un artículo titulado “Podemos” en Ucrania.
Citando a un tal Yasinsky, ha llegado a afirmar –ocultando el papel de los nazis y neoliberales ucranianos al servicio de la OTAN en el cambio de régimen– que no ha habido “un golpe de estado ultraderechista; hubo una “rebelión”, un “movimiento muy amplio y espontáneo de los ciudadanos indignados”, llegando incluso a decir que el Gobierno de Yakunovich ha caído por la “espontánea, heroica y desesperada acción de miles de ucranianos”.
Alba Rico no deja de sorprendernos al maquillar el intervencionismo directo e indirecto de la OTAN, diciendo que “EEUU nunca ha intervenido tan poco” y “lleva diez años sin intervenir militarmente en ningún sitio. Pese a vivir en Túnez, parece que ha olvidado que el ejército estadounidense sigue ocupando Irak y Afganistán, o los brutales bombardeos sobre Libia.
Tras sus afirmaciones delirantes en el pasado como “no es la OTAN quien está bombardeando a los libios sino Gadafi” o que “la intervención de la OTAN en Libia salvó vidas”, vuelve a la carga con su cruzada anticomunista “equidistante”, esta vez, utilizando el Golpe de Estado en Ucrania.
Su apasionamiento histérico tiene dos objetivos, combatir la influencia de los comunistas en la izquierda: “La historia misma nos ha llevado a un punto en el que tan inevitable es cuestionar el capitalismo como imposible combatirlo en nombre del comunismo soviético” y vaciar a la izquierda de todo contenido antiimperialista equiparando la extrema agresividad de la OTAN con la auto-defensa de Rusia y China: Por desgracia esta izquierda “analógica” no es anti-imperialista sino anti-estadounidense”.
Alba Rico quiere desideologizar a la izquierda para sustituirla por una suerte de populismo “indignado”: “En estos esquemas de derechas y de izquierdas, siempre falta un“actor”: el pueblo o, si se quiere, “la gente”. Alba Rico quiere “euromaidanizar” a la “gente” de izquierdas o al “pueblo”, para desarmarla contra el capitalismo y el fascismo, con ese difuso discurso del “sentido común ni de izquierdas ni de derechas” de la marca electoralista ”Podemos”.
[Fuente: Ricard Juan / La República]
“Podemos” y Pablo Iglesias no se mojan con Ucrania ¡y quieren presentarse a las Europeas!
Pablo Iglesias: “La clave no es un eje derecha-izquierda, sino democracia-dictadura”
Pablo Iglesias Turrión
Pablo Iglesias elude defender a Venezuela, ante Alfonso Rojo. CEPS ¿los asesores necesarios?
Pablo Iglesias, líder de la plataforma 'Podemos'. 28-1-2014
Publicado el 28/01/2014
Pablo Iglesias comenzó a labrarse un nombre como activista de izquierdas dentro de la universidad cuando todavía era estudiante. En la actualidad es profesor titular interino en la Facultad de Políticas y Sociología de la Complutense de Madrid. La fama fuera de los ámbitos académicos le comenzó a llegar gracias a sus programas en Tele K e Hispan TV, pero cuando realmente se hizo conocido para el gran público fue al desembarcar en tertulias de Interconomía, laSexta y Cuatro. Ahora da una paso en la acción política al encabezar la plataforma 'Podemos', con la que quiere presentarse a las elecciones europeos de 2014. Ha visitado Periodista Digital para hablar de este proyecto.
OPERACIÓN COLETA O DE CÓMO EL PODER EMPRESARIAL EXTORSIONA A I.U
Los pseudoizquierdistas en guerra imperialista, cuando dicen “Ni OTAN, Ni Al-Assad” es decir en la práctica “Sí a la OTAN”.
¿Contra Gadafi o contra el imperialismo? Reflexiones sobre la crisis libia y la izquierda occidentalista
 
 
 
 

jueves, 28 de agosto de 2014

Rotunda victoria de Hamás Así lo interpretan analistas israelíes.

 

Rotunda victoria de Hamás

Así lo interpretan analistas israelíes.

Las críticas a Netanyahu y al Ejército israelí se han multiplicado. Los medios israelíes han mostrado una gran decepción por el resultado de la guerra y el primer ministro, el ministro de Defensa Moshe Yaalon y el jefe de Estado Mayor Beni Gantz se han convertido en los blancos de esta campaña.

Los medios han recordado el fracaso de Israel, las destrucciones causadas en la entidad sionista, que aunque menores que en Gaza son muy significativas, y el elevado número de muertos israelíes, muy superior a otras operaciones lanzadas en el pasado contra Gaza.

Amir Oren, comentarista en temas militares en el diario Haaretz, manifestó que era mejor llegar a un acuerdo que proseguir con los ataques y con un conflicto cuyos objetivos eran a toda luz “inalcanzables”. Él señaló que Israel “ha perdido mucho en esta guerra”.

Él recordó que las facciones de la resistencia palestina han logrado paralizar la vida en Israel en varios campos: suspensión de las actividades del Aeropuerto Ben Gurion, anulación de la apertura de la liga de fútbol, la casi paralización del año escolar, la evacuación de las colonias próximas a Gaza, la suspensión de la visita a la colonia de Nahal Oz por el ministro de Seguridad etc.

Por su parte, el comentarista de temas militares del periódico Israel Today, Yoav  Limor, dijo que Hamas había logrado arrastrar a Israel a una batalla costosa y de desgaste que la entidad sionista no podía soportar. De este modo, Hamas ha determinado las reglas del juego. “Es él el que decidió el inicio y el final de los disparos”, dijo Limor.

El periodista israelí Youssi Yanushah escribió en el Yediot Aharonot que “50 días de bombardeos, asesinatos y muertos no han empujado a Hamas a izar la bandera blanca”. Él se burló de las promesas del gobierno israelí de “llevar a cabo una guerra corta y rápida que sería ganada por Israel”. “Un mes y medio después, no parece que se hayan conseguido los resultados que se pretendían”, señaló. “¿Cómo es posible que un adversario que en principio debería ser el más débil de la región haya logrado todo esto?”.

Los analistas militares han puesto de manifiesto los resultados adversos de esta guerra:

- Después de varios años de entrenamiento y preparativos, Israel ha comprendido que no posee una solución adecuada para hacer frente a la opción de la resistencia, en tanto que cultura, voluntad y doctrina de combate. El Ejército israelí no ha sido capaz de soportar un guerra de desgaste.

- El frente interno israelí no ha estado tan unido como afirma la propaganda sionista. Los colonos del Sur han evacuado sus viviendas y se niegan a volver a las mismas por temor a la infiltración de los combatientes palestinos a través de túneles y a sus cohetes. 

- En contraste, Israel ha descubierto la tenacidad legendaria del frente interno palestino, cuya población ha permanecido unida a la resistencia hasta el último instante de la guerra.

- Israel ha sido incapaz de destruir o bloquear las capacidades balísticas de la resistencia, descubrir sus túneles o conocer anticipadamente las capacidades y preparativos de la resistencia. Tampoco ha podido romper la cadena de mando de esta última.

- La resistencia palestina, que ha conseguido prácticamente todos sus objetivos políticos, se ha fortalecido en esta guerra, según los expertos israelíes, y se beneficiará aún más del levantamiento del bloque y de su popularidad en Palestina y el mundo islámico por su firmeza frente a Israel.

Al Manar






miércoles, 27 de agosto de 2014

Venezuela se prepara para recibir helicópteros para sus Fuerzas Armadas comprados a… EEUU





Caracas – Para el próximo mes de octubre, está prevista la llegada de los primeros helicópteros Enstrom 480B, de un total de 16 adquiridos, que van a ser empleados en el entrenamiento conjunto de pilotos de ala rotatoria de la Fuerza Armada Nacional de Venezuela (FAN).


El Grupo Aéreo de Entrenamiento Nº 19, será el receptor y operador de las aeronaves, según se informó a través de las cuentas Twitter de la Aviación Militar de Venezuela. Es importante señalar, que esta unidad, de reciente creación, fungirá, en adelante, como escuela de pilotos de helicópteros de la FAN.


Por lo pronto, se adelantan los preparativos para la recepción de los aparatos. En ese sentido, el Grupo 19 realizó la incorporación del Sistema 480B en el Sistema de Mantenimiento y Desarrollo Aeronáutico de la Aviación Militar. Mientras, los instructores de vuelo se preparan académicamente en Inglés, Vuelo Instrumental, Fraseología Aeronáutica, y, reciben instrucción en el CAEJ Simulador-Escuela en Tierra Bell 206, del Ejércitorealizan Entrenamiento en el simulador de helicóptero Bell Ranger 206.


Además, personal técnico aeronáutico del Grupo 19 se capacita en el Sistema Enstrom 280FX Shark, realizando labores de mantenimiento durante sus pasantías en el Grupo de Operaciones Especiales Nº 10 de la Aviación Militar, que dispone de dos unidades de este modelo para fines de entrenamiento de vuelo.


Formación conjunta de pilotos
El próximo 1º de octubre, el Grupo 19 recibirá los oficiales alumnos de los cuatro componentes militares para el primer cursó conjunto para pilotos de helicóptero de la FAN.


No obstante, se entiende que será para iniciar la fase teórica de instrucción, porque en un cuadro presentado por la Aviación Militar, por la misma red social Twitter, es en 2015 cuando se dictarán los dos primeros cursos de vuelo, con una duración de cinco meses cada uno y un total de 4.060 horas de vuelo de instrucción. En ese periodo se formarán 47 pilotos militares de helicópteros: doce del Ejército, diez de la Armada, 15 de la Aviación Militar y diez de la Guardia Nacional.
Enstrom Helicopters


Cabe recordar, que en febrero pasado, Enstrom Helicopter Corporation anunció, mediante un comunicado que había suscrito un contrato con el Ministerio de la Defensa, para el suministro de 16 helicópteros modelo 280B. En esa oportunidad, un directivo de la empresa destacó que era la primera compra de equipos norteamericanos realizada por la Fuerza Armada de Venezuela, en diez años.


Enstron es una empresa norteamericana fundada en 1959 y con sede en el estado de Michigan, cuyo capital mayoritario actual es de origen chino.


Infodefensa




Irán intervendrá en Irak "sin restricciones" si caen las ciudades de Kerbala y Nayaf


la-proxima-guerra-iran-intervendra-en-irak-si-se-toman-las-ciudades-sagradas-de-kerbala-y-nayaf


Si los islamistas suníes del Estado Islámico toman las ciudades sagradas chíitas iraquíes de Kerbala y Nayaf, Irán intervendrá en Irak "sin restricciones", según ha ordenado el presidente Hasán Rohaní, informa la agencia EFE.

Según el presidente iraní, las ciudades de Kerbala y Nayaf "son la línea roja de Irán", informa la agencia Efe, que cita declaraciones del ministro de Interior iraní, Abdolreza Rahmaní-Fazlí a la agencia de noticias iraní Mehr. "Un día fuimos informados de que era posible la caída de Kerbala y Nayaf", siguó el ministro, afirmando que el presidente Rohaní ha dicho que si eso ocurriera “no habría restricciones operativas" para la intervención de Irán en Irak.





El grupo yihadista Estado Islámico es conocido por su actitud violenta hacia otras religiones y etnias. En los territorios que la organización ha conquistado en Irak, ha demolido antiguos templos y mezquitas. Así, a finales de julio, miembros del Estado Islámico destruyeron ante una multitud el santuario del profeta Jonás, al este de la ciudad de Mosul, venerado tanto por cristianos como por musulmanes.




Además de los chiitas, desde el inicio de la ofensiva del EI en el norte del país, unos de sus objetivos principales fueron los kurdos y los yazidíes, a los que los milicianos obligan a convertirse en el islam suní o morir.

La amenaza que representa el EI, ha unido de cierta manera a viejos enemigos, EE.UU. e Irán, ya que ambos países apoyan al Gobierno chiita de Irak en su lucha contra los islamistas.


Fuente: EFE




El ministro de Economía francés insiste en que “la austeridad no funciona y es injusta”



  • Las declaraciones de Montebourg contra las políticas económicas del Gobierno han sido consideradas el detonante de la dimisión del Gabinete
  • Sostiene que su "responsabilidad como ministro de Economía es decir la verdad: las políticas de austeridad no funcionan y además son injustas"




El exministro de Economía de Francia, Arnaud Montebourg, en rueda de prensa. YOAN VALAT
El ministro de Economía francés, Arnaud Montebourg, se ha ratificado este lunes en su postura de que "las políticas de austeridad no funcionan" y ha anunciado que recupera su "libertad" y no formará parte del nuevo gabinete que el primer ministro Manuel Valls presentará este martes al presidente galo, François Hollande.


En una esperada rueda de prensa, Montebourg, cuyas declaraciones de los últimos días contra las políticas económicas del Gobierno han sido consideradas el detonante de la dimisión del Gabinete ocurrida esta mañana, ha defendido que su "responsabilidad como ministro de Economía es decir la verdad: las políticas de austeridad no funcionan y además son injustas".


El político socialista no ha dudado en tachar de "absurdas" las políticas de austeridad ya que "agravan los déficits en lugar de reducirlos". Montebourg ha insistido en que "hay otro camino" y él no ha hecho sino "luchar por mantenerme fiel a lo que soy, a lo que pienso".


Por ello, "con el orgullo del deber cumplido he indicado al primer ministro que (...) creo necesario recuperar mi libertad", algo que Valls ha aceptado, ha precisado.


Según los medios galos, a su salida segura del Ejecutivo se sumarán la del ministro de Educación, Benoît Hamon, otro de los 'díscolos' del Ejecutivo, y la de la ministra de Cultura, Aurelie Filipetti, que en una carta enviada a Valls le informa que opta por "la lealtad a mis ideales".


El ministro de Economía hasta hoy ha asegurado que ha intentando "convencer" a Hollande de que cambie de dirección con el fin de "interrumpir el despilfarro de la economía".







 
 
El presidente francés limita su crisis de Gobierno a la salida de los tres ministros críticos, entre ellos Arnaud Montebourg, que deja su sitio a Emmanuel Macron en Economía.
 



martes, 26 de agosto de 2014

El Joaqui "rectifica" ¿Sabina se escribe con S de sinvergüenza?

 

El Joaqui "rectifica"

¿Sabina se escribe con S de sinvergüenza?

"No era mi concierto solamente. Teníamos un contrato firmado con Serrat. Todo ya estaba ya programado y no podía obligar a mi amigo a suspenderlo. Yo creo en los boicots, también creo en dinamitar puentes, pero también en construir puentes para el diálogo", Joaquín Sabina sobre su gira con Serrat en Israel.

"Las críticas que nos hacían eran las de quienes han ido a ganar dinero allá, cuando en realidad la recaudación la donamos a Unicef.Originalmente las íbamos a dar a Palestina, pero decidimos ser más neutrales"... y la neutralidad la encontró en un estado fascista.

 
 
"Reconozco que no cumplí mi palabra y reconozco también que hay estar in situ para comprender mejor el problema"... para decir a continuación que se se siente en deuda con otros artistas y amigos israelíes que de ninguna manera están de acuerdo con los ataques contra Palestina.... ¿Se referirá a su gran amiga la cantante sionista Noa, ésa que durante su servicio militar dijo que no le importaba dejar a cientos de miles de personas, la mayoría niños, sin agua ni electricidad porque era una "responsabilidad como pagar impuestos?"





Tras cincuenta días de enfrentamientos, palestinos e israelíes han llegado en El Cairo a un acuerdo de alto el fuego permanente en Gaza

Israel se rinde ante Hamás y toda la resistencia palestina

Tras cincuenta días de enfrentamientos, palestinos e israelíes han llegado en El Cairo a un acuerdo de alto el fuego permanente en Gaza. El primero en anunciarlo ha sido el ex primer ministro del gobierno de Hamas en Gaza Ismail Haniye, que aseguró que en las próximas horas se anunciará un alto el fuego que supondrá "la victoria de la resistencia palestina". Por su parte, el prestigioso periñodico israelí Haaretz ha publicado que Israel ha aceptado el acuerdo. 

Según la publicación, que cita "un alto responsable israelí" sin identificar, la propuesta para aceptarlo ha sido remitida al Consejo de Ministros para que sea ratificada. El gobierno egipcio, que auspiciaba las negociaciones, ha confirmado que palestinos e israelíes han llegado a un acuerdo.

"Estamos a las puertas de un acuerdo que premiará la constancia y el buen hacer de nuestra resistencia armada", afirmó Haniye, citado por la agencia de noticias local Al Ray, vinculada a Hamás.

Jaled al Bastah, representante en las negociaciones en El Cairo del grupo radical Yihad Islámica, afirmó, por su parte, que el acuerdo supondrá el levantamiento del embargo económico y el asedio militar que Israel impuso a la Franja en 2007.
"Egipto nos ha informado de que Israel ha aceptado el acuerdo de alto el fuego conforme a las demandas y las condiciones de los palestinos", escribió en un mensaje enviado a través del teléfono móvil.


 
 
 
 
 
 

lunes, 25 de agosto de 2014

El levantamiento de Ferguson ilumina el camino



El siguiente artículo es un comunicado de la Sección de Richmond del Grupo Comunista Maoísta, extraído del blog Maoist Road (La Vía Maoísta),  que los camaradas de Gran Marcha hacia el Comunismo han traducido al español:

EL LEVANTAMIENTO DE FERGUSON ILUMINA EL CAMINO

 “No importa que el tío tenga cara negra. Son todos policías”

-Un manifestante hablando para un reportero del Guardian

El pueblo de Ferguson: los luchadores, lo saqueadores, los incendiarios. Aquellos tachados de “criminales”, a través de su valerosa intervención, han creado una nueva situación política, nuevas posibilidades para hacer valer nuestro poder colectivo.

Responder a la primera línea de soldados de un genocidio, arrebatar la mínima fracción de lo que os ha sido arrebatado durante siglos de la propiedad de esclavos y el trabajo asalariado: la ideología burguesa denomina a esto crimen, pero no es un crimen.

Es vital. Es necesario. Es justicia.

Los verdaderos criminales son los arquitectos y apologistas del orden capitalista supremacista blanco, el orden que asesina a sus víctimas sin concesión alguna, ya sea descaradamente con balas o porras, o de forma sutil e insidiosa por medio de la negligencia médica, tiempo en prisión y privaciones extremas. Los auténticos criminales son los Jay Nixons, Barack Obamas, Dwight Joneses, Al Sharptons. Ellos son todos y cada uno de los policías que justifica su brutalidad diciéndose a sí mismo “es sólo un trabajo”, cada “activista comunitario” que trabaja para sofocar el odio justificado de las masas trabajadoras gritando en pro de una falsa paz y diálogos desiguales.

Antes o después, el pueblo ajustará cuentas.

Desde la Reconstrucción [periodo de la historia estadounidense que duró de 1865 a 1877, durante el cual los Estados Unidos se dedicaron fundamentalmente a resolver las cuestiones que habían quedado pendientes tras el final de la Guerra Civil], el pueblo tuvo esperanzas en que se eliminase el racismo eliminándolo de este Estado.

Desde la Reconstrucción, este Estado ha traicionado sus esperanzas y las ha ahogado en sangre.

Emplear la persuasión no hace historia. Una vigilia no hace historia. La violencia rebelde de las masas sí la hace. Para que emerja lo nuevo lo viejo debe ser destruido. En tanto nuestra acción permanezca encorsetada dentro del orden legal del Estado capitalista sólo podemos marcar el ritmo bajo las ataduras de nuestra impotencia.

Es precisamente, y sólo cuando las masas violan este orden legal, el momento en que igualamos la violencia del Estado con la nuestra, que nuevas posibilidades históricas empiezan a emerger. Esto es lo que el pueblo de Ferguson nos ha dado dejándonos con la responsabilidad de tomar en nuestras manos estas posibilidades, y la esperanza auténtica de aprovechar esta nueva situación.

La violencia espontánea de las masas es excelente, pero organizada es incluso mejor. En tanto exista opresión, habrá resistencia.

Nuestro trabajo es aprender de esta resistencia, organizarla, aumentarla, para que los disturbios de hoy se conviertan en la guerra revolucionaria del mañana. La actual situación está llena de potencial, pero este potencial sólo se puede aprovechar sobre la base de nuestra unidad, sobre la fortaleza de nuestra organización, coordinación y disciplina.

Grupo Comunista Maoísta – Sección de Richmond

Gran Marcha hacia el Comunismo


 




sábado, 23 de agosto de 2014

El antiimperialismo no comete crímenes, sólo combate

 

El antiimperialismo no comete crímenes, sólo combate

EEUU y su criatura (EI) sí recurren a esas monstruosas prácticas, eso es lo que diferencia a los unos de los otros. Hezbolá condena la muerte del periodista James Foley pero seguirá combatiendo al imperialismo de EE.UU. y sus aliados en la región.

Hezbolá ha condenado el “bárbaro crimen perpetrado por las bandas criminales y terroristas” del EI, que han degollado al periodista estadounidense James Foley, señaló un comunicado del movimiento libanés.

“El apoyo prestado a estos grupos terroristas en materia de fondos y armas así como la cobertura política y mediática de la que disfrutan y el silencio con respecto a sus crímenes en Siria, en Iraq y otras partes es la razón principal detrás de estos actos odiosos que golpean sin razón a todo el mundo”, dijo la Oficina de Relaciones con los Medios de Hezbolá en un comunicado difundido el jueves.





¿Sabes cuánto explosivo ha arrojado Israel en Gaza? El equivalente a seis bombas atómicas.

 

¿Sabes cuánto explosivo ha arrojado Israel en Gaza?

El equivalente a seis bombas atómicas.

La cantidad de material explosivo que el régimen de Israel ha empleado contra la Franja de Gaza durante los 47 días de ofensiva israelí, equivale a seis bombas atómicas.

Así lo ha declarado este sábado el presidente de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), Ali Lariyani, en un discurso pronunciado con motivo de la inauguración de la 17ª Asamblea General de la Conferencia de Parlamentarios de Asia y Oceanía, bajo el título de Contribución Regional a la Sostenibilidad Mundial. 

En su intervención, el alto cargo persa ha señalado los daños que han causado los ataques israelíes a la infraestructura urbana de Gaza y al medioambiente de esta zona, como uno de los asuntos a abordar en la mencionada cita. 

“Desafortunadamente, estos actos criminales se han producido en medio del mutismo de las organizaciones internacionales y los autoproclamados defensores de los derechos humanos”, ha reiterado Lariyani. 

A continuación, ha criticado la indiferencia que han mostrado los Gobiernos de muchos países ante la muerte de más de 2 mil palestinos, entre ellos cientos de niños y ancianos, y ante la destrucción del medioambiente por parte de régimen israelí, en medio de la crisis que vive el mundo en torno al tema de la preservación de los recursos. 

El jefe del Poder Legislativo, asimismo, ha aludido a los crímenes cometidos por los aliados del régimen israelí en la región, es decir, por los terroristas que se han autodenominado musulmanes y asesinan de forma masiva y aleatoria a personas inocentes, y ha exigido la colaboración de todos los países para acabar con esta catástrofe humanitaria y medioambiental. 

La 17ª Asamblea General de la Conferencia de Parlamentarios de Asia y Oceanía se celebra este sábado y el domingo en Teherán, la capital iraní, a fin de estudiar la posibilidad de aumentar el nivel de colaboración regional para proteger la vida humana y el medioambiente. 

Hispan TV